viernes, 15 de octubre de 2010

Atado de risotto de rovellons y camagrocs...

Cuando veo un "boletaire", a pie de carretera con un cestito de "rovellons" a la venta, no puedo hacer otra cosa que parar y comprarle ese material aromático y delicioso con el que llegaré a casa y diré "Carmen, vamos a hacer un risotto".

En los arroces en general, el caldo que preparemos, será fundamental para el resultado final, en este caso preparamos uno vegetal con hinojo, cebolla, apio y puerro, un poco de vino blanco y agua, rectificado de sal y unos granitos de pimienta, si queréis el caldo oscuro para que aporte color, sofreír a fuego fuerte los ingredientes antes de verter los líquidos.


En una sartén o recipiente que veáis oportuno, sofreímos con algo "poco" aceite, muy picado puerro, 1 tomate pequeño recién rallado, un ajo los rovellons y los hongos que tengáis, en este caso tenía unos "camagrocs" deshidratados que dieron un magnífico resultado...


Cuando lo tengamos bien hecho, le añadimos el arroz que para el risotto da muy buen resultado la variedad arbóreo o carnaroli, antes de agregar líquido, esperaremos a que el grano suelte el almidón y se vea casi transparente.


Le iremos añadiendo el caldo siempre caliente, de poco a poco y removiendo, sobre todo al principio, tal y como lo vaya absorviendo, iremos añadiendo.


18 minutos después, el arroz estará en su punto, para darle cremosidad le añadiremos algo de mantequilla y parmesano rallado, 5 minutos reposando y lo tendremos listo...


Para darle un lujo, podemos rallar "foie" por encima y como no, si podemos, algo de trufa.

No os resistáis a acompañarlo con un buen cava muy frio... Que lo disfrutéis.